mama piojo

En septiembre… ¿vuelven los piojos?

De nuevo, la vuelta al cole y los piojos

Ya estamos en septiembre, comienza el cole y las guarderías: los libros, los uniformes, los madrugones,…y ¿los piojos?

Muchas veces es cuestión de días que te digan tus hijos:

– ¡¡Tengo una nota del cole!!

Estimadas familias:

Les comunicamos que hemos detectado piojos en nuestro centro.

Rogamos tomen medidas preventivas.

Y de pronto se te queda cara de:

Piojos no gracias

Recordando aquella frase publicitaria:

-¿Y porque a mí? ¡Si yo le lavo la cabeza siempre!

Entonces es cuando lo primero que se te ocurre es acudir muy veloz a tu farmacia de confianza  en busca de unos consejos adecuados para poder tratarlos.

Desde Farmacia Imperial te aconsejamos:

Lo primero es NO perder los nervios y examinar la cabecita del huésped en cuestión.

Un buen truco si no se posee una vista perfecta (y aún así) es poner una toalla sobre los hombros de la personita afectada y peinar con una liendrera repartiendo el cabello en pequeños mechones.

Liendreras hay muchas y en casi todos los packs de tratamiento te suelen regalar una pero siendo profesionales hay que aclarar que su calidad y diseño no es el mejor.

Las mejores son unas liendreras de acero inoxidable con las puntas redondeadas para que así no dañen el cuero cabelludo. Las púas deben tener una separación tal que no dañe ni estropee el cabello. Actualmente las hay que poseen púas microacanaladas que revisten mayor poder de arrastre para eliminar mayor cantidad y más fácilmente los piojos y liendres. Muchas veces se usan junto a vinagre de manzana que por el ácido acético que contiene ayuda a desprender la liendre.

Después de la revisión se nos ofrecen dos alternativas:

¡HURRA! ¡No hay piojos!

Perfecto, entonces solo nos queda hacer alguna revisión periódica y es muy recomendable el uso de un repelente para evitar su presencia. Este repelente es adecuado cuando en el entorno el riesgo de contagio es elevado o después de un tratamiento pediculicida para evitar la reinfestación.

¡OH VAYA!

Aquí están. ¿Qué hacemos?

Primero vamos a aclarar el concepto de piojo y pediculicida. Ahí va un poco de teoría:

Para aclarar términos, pediculicida es aquél producto cuyo uso se destina a eliminar piojos y sarna.

Entonces, ¿qué es un piojo?

Los piojos son parásitos artrópodos incluidos dentro de la familia de los ácaros que infestan diferentes partes del cuerpo.
Dentro del grupo de los piojos hay que distinguir dos especies:
Pediculus humanus con dos subespecies (P. humanus subsp. capitis y P. humanus subsp. corporis) que son los piojos propiamente dichos y que infestan el pelo de la cabeza y el vello del cuerpo respectivamente.

Pthirius pubis, denominados vulgarmente como ladillas y que infestan al vello púbico.

Por su parte la sarna es provocada por la infestación de Sarcoptes scabiei y que se introducen bajo la piel por diferentes partes del cuerpo.

Es recomendable saber que aspecto tiene el piojo para que así nos facilite la búsqueda. Y aquí lo tenemos:

piojo grande

Los piojos pasan una serie de etapas hasta ser adultos. Su tamaño varía desde los 0,8 mm aproximados de una liendre hasta los 3-4 mm de un adulto. Son visibles a simple vista pero tienen una gran movilidad ( hasta 4 mm por segundo) por lo que a veces es difícil encontrarlos.

Es importante aclarar que los piojos no vuelan ni saltan. Tienen tres pares de patas que le conciben esa impresionante movilidad. Si ves un piojo quieto puede significar que está muerto o que está comiendo.

¿Y que comen?

Pues comen sangre, la sangre de su huésped y para ello pican de 2 a 4 veces al día. Hay estudios que sugieren el rechazo de algunos huéspedes por parte del piojo debido a la composición de su sangre, ya sea por alimentación o por medicamentos. El color del piojo puede variar, desde blanco en ayunas hasta rojo o negro mientras come.

¿Y si no vemos ningún piojo?

Nos podemos fijar en la presencia de las liendres ya que estas quedan adheridas al cabello. Liendre es el nombre que recibe el huevo del piojo. Estos se adhieren al cabello por una especie de cemento que segrega la mamá piojo y suelen estar cerca de la raíz para aprovechar el calor y la humedad que tenemos en esa zona. Transcurridos unos días la liendre eclosiona y tenemos una ninfa en fase 1 que irá creciendo hasta ser un adulto.

piojo ciclo

A veces, el casco de la liendre una vez eclosionado queda prendido al cabello durante un tiempo confundiéndose con caspa.

Con caspa también se confunde el síntoma más común de la infestación por piojos. Es el prurito o picazón en el cuero cabelludo. El picor se debe a la irritación de la piel producida por la saliva que el insecto deposita en la picadura. Al rascarse se producen micro lesiones en la piel, incrementando el picor  y posibilitando la posible transmisión de enfermedades en los casos de piojos que estén infectados. Debemos buscar pequeñas pápulas de color rojizo en la zona de rascado.

Es importante vigilar dicha zona de rascado con el fin de evitar posibles dermatitis producidas por el riesgo de infección de las lesiones con el propio piojo.

Aclarado el concepto de piojo vamos a centrarnos en los pediculicidas.

Estos solo se deben usar cuando haya presencia de piojos y/o liendres. Esto es importante recordarlo puesto que son parásitos que se contagian durante todo el año y no podemos ni debemos estar usando este tipo de productos si no hay un piojo al que matar. Recordamos que para evitar la infestación es conveniente usar un repelente.

¿Qué tipos de pediculicidas podemos encontrar?

Piretrinas

Dentro de este término se engloban dos tipos:

  • Piretrinas naturales: se refiere a unas sustancias naturales obtenidas de las flores de Chrysanthemun cinerariefolium. Son sustancias muy inestables frente a la luz y el calor y no tienen mucho uso.
  • Permetrinas: Es una piretrina sintética que se absorbe muy poco por la piel y por ello posee escasa toxicidad.  La forma idónea es en loción que aplicada sobre el cabello seco y luego aclarado, permanece activa durante dos semanas. Se recomienda una segunda aplicación 10- 14 días después siempre y cuando se observen piojos vivos y/o liendres ya que su eficacia es muy alta. Se suele utilizar al 1,5%.

Los champús son menos eficaces: están menos tiempo en contacto con el piojo al diluirse con el agua. Ello disminuye su eficacia y favorece la aparición de resistencias. No es necesario usar la loción y el champú en el mismo tratamiento.

Si usamos la loción debemos aplicarla directamente sobre el cabello seco y dejar secar al aire sin el uso de secador. Lavar a continuación con su champú de uso habitual y pasar la liendrera.

Si usamos el champú con permetrina  lavamos el pelo con este champú y pasamos la liendrera.

Las permetrinas son aptas en mayores de dos años, embarazo y lactancia. Luego puntualizaremos el dato.

Dimeticonas

Es una silicona que se utiliza normalmente al 4% y en forma de loción. No tiene actividad insecticida ya que funciona creando una capa impermeable alrededor del piojo que impide que absorba agua. El piojo literalmente fuere asfixiado. Se usa en pieles muy sensibles, atopia e incluso en  mujeres embarazadas y lactancia. También apto para niños mayores de un año y sujetos asmáticos.

Alcohol bencílico

El alcohol bencílico impide que los piojos cierren sus espiráculos respiratorios (su “nariz”) y esto permite que el aceite mineral que acompaña al alcohol en su formulación los obstruya provocando así la asfixia de los piojos. Debido a su mecanismo de acción, los piojos no pueden adaptarse y nunca pueden desarrollar resistencia. Apto para pieles muy sensibles y niños a partir de un año.

Miristrato de isopropilo

Es un líquido transparente de tacto aceitoso que se formula frecuentemente junto a Ciclometicona que es otro tipo de silicona cuya función es facilitar la acción del miristrato de isopropilo. Su mecanismo de acción consiste en obstruir la tráquea del insecto causando su deshidratación y muerte. Apto para niños a partir de un año.

Aceites esenciales

Son sustancias activas que se extraen de plantas.

Suele usarse el aceite de limón, romero, geranio y el de lavanda. Pero los más usados y famosos son el de el árbol de Neem que también mata al piojo asfixiándolo y deshidratándolo como las siliconas. Es apto para niños a partir de dos años. Lo ubicamos aquí aunque no es exactamente un aceite esencial.

Por último, el árbol del  té (Melaleuca alternifolia) que se usa como preventivo y como tratamiento. Su actividad se debe a sus moléculas activas terpineol 1,4, y-terpineno, limoneno,…

Se puede usar en prevención poniendo unas gotas detrás de oído y nuca de los niños. Si tienen la piel muy sensible se puede dispersar en otro aceite que actuaria como soporte neutro. Es importante recordar que NO es apto en embarazo, lactancia ni menores de 3 años.

Así que te ofrecemos diferentes opciones para elegir el pediculicida.

En función de la forma farmacéutica: loción o champú. Recordar NO usar secador, dejar secar al aire.

En función de la edad:

  • Para menores de un año: usar la liendrera. Con o sin vinagre de manzana. Nunca una loción con base alcohólica por el alto riesgo de absorción cutánea.
  • A partir de un año: se puede usar el alcohol bencílico, el miristrato de isopropilo y la liendrera.
  • Desde los dos años: las permetrinas, dimeticona, árbol del Neem, miristrato de isopropilo,alcohol bencílico y liendrera.
  • A partir de tres años: se pueden usar todas las demás y el árbol del té.

Además :

  • Embarazo y lactancia: Dimeticona y liendrera. La permetrina  ha sido clasificada por la FDA como categoría B en embarazo ( no hay estudios clínicos sobre mujeres embarazadas). En lactancia tiene un nivel de riesgo 0 pero debe evitarse si en su formulación aparece el butóxido de piperonilo (riesgo 1) al que sería mejor evitar. También evitar las lociones con base alcohólica.
  • Atopia: Dimeticona
  • Personas asmáticas: Dimeticona
  • Piel sensible: Dimeticona y alcohol bencílico

Espero haberles aclarado algunas dudas y ayudado a despedir a esos invitados indeseables.

Recuerden que en su farmacia pueden aclarar todas sus dudas y aconsejarle en función de sus necesidades.

 

Rocío Ghanem Valenzuela

Licenciada en Farmacia

Experto universitario en homeopatía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *